La Feria del Pimiento de Torquemada se adelanta en el calendario para coincidir con el momento óptimo para la cosecha. La calidad de este producto atrae cada año a más gente, agotándose el stock en las primeras horas de la feria. Por la tarde se celebra una degustación popular a las 18:00 horas

Hace siglos era un rumor, poco a poco se convirtió en un hecho constatado, después la noticia se extendió y, hoy en día, el Pimiento de Torquemada ya alcanza la fama mundial. Bueno, quizá no tanto, pero no será por falta de mérito. La calidad de esta hortaliza alcanza unas cotas altísimas y es por ello que los amantes de la buena cocina corren a Torquemada en cada Feria del Pimiento para llevarse los más ricos.

Como todas las ediciones de lujo, el pimiento de Torquemada no se produce a escala industrial: si se hiciera, no podría tener ese exquisito grosor de entre medio y un centímetro de pared, sus característicos cuatro morros, sus 9 centímetros de longitud o su
gran peso, superior a los 300 gramos.

Así que para poder comprar esta pequeña joya gastronómica en fresco… ¡Hay que madrugar! En los últimos años se ha consolidado la tendencia de que la mayor parte del público acude a la feria a primera hora para escoger las mejores cajas antes de que “vuelen”. Así que los productores locales venden sus hortalizas en un abrir y cerrar de ojos, y la muestra alcanza un ambiente ideal: compradores que van y vienen cargados hasta arriba, aromas y sabores que se mezlcan, música, conversaciones cruzadas entre
vecinos y visitantes…

La Feria del Pimiento es, probablemente, una de las citas agroalimentarias más especiales de la provincia. Este año cumple su 24 edición y se adelanta un poco en el calendario (será el domingo 17 en lugar del 24) para hacerla coincidir con el momento óptimo para la cosecha, condicionada por el calor y la sequía. “Hasta ahora la producción viene bien”, confirma el alcalde, Jorge Domingo Martínez, que añade también que las temperaturas que se registren en los primeros días de septiembre serán cruciales, pues si son demasiado elevadas podrán afectar negativamente a la campaña.

Pero en la feria del pimiento hay mucho más que productos de la huerta cerrateña. Hay vinos, quesos, pastas, embutidos, cerveza artesana… Así hasta pasar de los 40 expositores, a los que se unen también artesanos y otros comerciantes ambulantes que no quieren faltar.

A media tarde se celebra una degustación popular de pimientos asasdos, y se completa la programación con las Jornadas Gastronómicas que se celebran en distintos restaurantes
de la provincia durante la semana anterior, exhibiciones, talleres, etc.

Por cierto, abre a las 12:00 horas. Ponte a la cola.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here