RECONOCER PALENCIA III – El banco más bonito del mundo

347

Desde muy pequeños tenemos el impulso de andar. Es irremediable e innato y gracias a ello sobrevivimos en el entorno, antes sobre todo natural, ahora mayoritariamente urbano. Andar implica salir del cascarón, y eso se traduce en el ejercicio sano de descubrir y por tanto de conocer.Si le dijéramos a una persona a cientos de kilómetros de distancia que este banco de la fotografía, tomada en el Mirador de Alba de los Cardaños, en la Montaña Palentina, es uno de los “Más bonitos del mundo”, probablemente, afirmaría. En el caso en el que nos preguntara el porqué de este titular y nosotros le describiéramos automáticamente el entorno en el que se encuentra, casi con toda probabilidad asentiría con la cabeza.

Eso nos pasa a las personas de Palencia cuando vamos a otras zonas turísticas del país y del extranjero y nos hablan de que este lugar es “el más tal” o “el más cual”.

Y nosotros asentimos. Sabemos que a lo mejor no es verídico al 100 %, pero comprendemos que estamos ante algo prácticamente único y que lo que nos están vendiendo es su recurso turístico con orgullo.

Esto generalmente no nos pasa en Palencia y en Castilla y León. No hemos aprendido a vender nuestros recursos adecuadamente con grandes titulares.

Si la National Geographic afirma que la Villa Romana de La Olmeda (descubierta en los años 60 del pasado siglo), está entre los 12 grandes descubrimientos de la arqueología moderna, deberíamos empezar a afirmarlo rotundamente allá donde vayamos y hablemos con quien hablemos.

Lo mismo pasa con el Cristo del Otero, que no es el “más grande del mundo”, pero lo es de España. Y esto es encabezar un ranking. O nuestra hermosa Catedral, considerada la “tercera más grande de España”. En este caso, a lo mejor decir que es la Catedral del bronce en el podium nacional no vende del todo bien pero, sin embargo, podemos afirmar que es la más grande de Castilla y León, una comunidad que atesora otras once catedrales impresionantes, un ejemplo único en Europa, y por tanto esta afirmación y encabezar este ranking no es cosa baladí.

El pueblo palentino debe vender sus primeros puestos en los rankings. Y debe venderlos con orgullo. No es para menos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here