Pérez Gellida trabajó en el mundo del marketing y las telecomunicaciones hasta que en 2011 decidó dar el salto y dedicarse en cuerpo y alma  escribir.

Se mudó a Madrid con su familia y desde entonces ha publicado ocho libros que conforman una saga, la cual acaba con la publicación de Konets, su última novela.

Konets es el cierre de ciclo de tus ocho novelas. ¿Cuál es proceso de escritura de las ocho? Es decir, hay dos trilogías y dos libros individuales. ¿Has seguido un orden cronológico de la saga?

En realidad no. Cuando me lancé a escribir Memento mori, la primera novela, ni siquiera me planteé que fuera a ocupar un espacio en el lineal de las librerías, mucho menos que fuera a formar parte de una trilogía. Todo lo he ido tejiendo dejándome guiar por mi intuición y otorgando ciertas libertades a mis personajes para que evolucionaran casi con libertad.

En esta novela que, aunque es el cierre, funciona como secuela y precuela de Khimera, planteas un futuro de la humanidad que ya estaba presente en la novela anterior. ¿Cómo afrontaste esa escritura? ¿Qué tipo de documentación has manejado?

Khimera es la novela en la que más tiempo he tenido que dedicar a la labor de documentación dado que quería dibujar un futuro cercano basándome una proyección de nuestros días. No se trata de una novela de ciencia ficción sino, más bien, de un thriller ambientado en los días que nos esperan. En Konets no vuelvo a repetir la información que ya narré en Khimera ya que mi objetivo era centrarme en la evolución de un personaje que “nace” en la primera trilogía. Es el cierre definitivo de esta historia.

¿Escribes para todo tipo de público?¿Cuál es la meta que quieres conseguir con tus novelas, entretener o divulgar conocimiento?

Por suerte cuento con un variopinto arco de lectores que van desde los quince hasta los ochenta años de ambos sexos. Realmente no me marco ningún objetivo aunque entretener, con letras mayúsculas, me parece un logro que justifica por sí mismo el hecho de escribir teniendo en cuenta la cantidad de opciones que existen en la actualidad.

¿Cómo afrontas el futuro en el mundo literario cuando has cerrado ya esta etapa? ¿te ha costado desprenderte ya de tus personajes después de tanto tiempo?

Por supuesto, es complicado porque he pasado los últimos cinco años metido en la piel de algunos de estos personajes que nos han acompañado desde el principio. Sin embargo, creo que lo honesto era escribir un final que estuviera a la altura de las expectativas de los lectores. Confío en haberlo conseguido.

Mi futuro literario lo afronto desde el positivismo de considerarme un privilegiado por poder seguir ejerciendo este oficio.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here