Paredes de Nava acoge este verano una importante muestra sobre el escultor renacentista y el conjutno de la familia Berruguete

Paredes de Nava fue cuna de grandes artistas, pero si en ellos destaca un apellido, ése es Berruguete. Apellido que el pintor Pedro (1450-1503) hizo famoso gracias a obras como el Rey David -que hoy vemos en el retablo de la iglesia paredeña de Santa Eulalia-, aunque fue su hijo, Alonso (1490-1561), el que lo llevó a la cumbre de la Historia del Arte Universal. El escultor renacentista, que aprendió de los grandes del Cinquecento durante sus años en Italia, se convirtió en el representante español del manierismo más sobrecogedor.

Alonso Berruguete estableció su taller en Valladolid y fue allí donde desarrolló gran parte de sus obras, muchas de las cuales se conservan en el Museo Nacional de Escultura. Y precisamente ha sido este centro vallisoletano quien ha colaborado con la Diputación de Palencia y el Obispado para traernos la muestra que podremos ver en Paredes de Nava hasta el 1 de septiembre, titulada Alonso Berruguete en Paredes de Nava. A propósito de una exposición, en la que también han participado el Ayuntamiento paredeño y la empresa Prosol.Una muestra que no es sino una extensión de la que puede verse desde este mes en el propio Museo de Escultura, y que lleva por título Alonso Berruguete y la Antigüedad Pagana, también patrocinada por la Diputación y con presencia de varias obras cedidas desde la provincia.

Los amantes del Arte sin duda querrán conocer las dos exposiciones para profundizar mejor en la obra del escultor, pero la muestra paredeña también se dirige al público no docto, pues rinde homenaje al autor y nos acerca a la familia Berruguete al completo: Pedro Berruguete, el padre, maestro de la pintura y primer pintor del Renacimiento; el protagonista, Alonso; Inocencio, nieto del primero y sobrino del segundo; y el cuñado de Inocencio, Esteban Jordán, ambos dedicados también a la escultura.

La exposición presenta cuatro obras del Museo Nacional de Escultura: una escultura del retablo de San Benito de Valladolid, una de sus obras más destacadas; dos pilastras del mismo retablo y un relieve de un autor coetáneo de Alonso Berruguete. Además, se añaden dos esculturas procedentes del Museo Diocesano, obra de dos seguidores del escultor paredeño; y seis piezas más, entre las que destacan algunas de sus discípulos: una obra de Juan de Villoldo, de la parroquia de Alba de Cerrato, u otra de Manuel Álvarez, de la parroquia de Castromocho. Además del espectacular retablo mayor de la iglesia parroquial de Santa Eulalia, que alberga en la predela los famosos retratos de los reyes de Pedro Berruguete junto a diversas tablas de la vida de la Virgen.

La muestra puede visitarse de martes a domingo, de 11 a 14 y de 17 a 20 horas. Es posible, además, disfrutar de visitas guiadas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here