Con nueva gerencia y una receta cada día más rica, la cerveza de producción artesana de Torquemada aspira a enganchar a todos los públicos sin perder de vista el mercado gourmet, con ediciones especiales para el mismo

Drinkability”. Este palabro anglosajón define lo que en castellano de toda la vida resolvemos sentenciando así: “esta cerveza está cojonuda”. Perdonen el taco, pero es que aquí hablamos claro. Félix y Mafe usan, por ello, la palabra “drinkability” con comillas, aunque la tienen siempre en la cabeza. Desde hace unos meses llevan las riendas de la marca de cerveza Torquemada, y su empeño es producirla con un cuidado y con una calidad que la sitúen entre las cervezas más ricas y “bebibles” del mercado de producción artesana.

Han recuperado una cerveza de microproducción cuya trayectoria tuvo algunos altibajos, un reto al que se han enfrentado con valentía y confiando en sus propios conocimientos a la hora de elaborarla, pues ambos son ingenieros del sector (él agrónomo y ella forestal, formados en la ETSIIAA de Palencia).

Nos abren las puertas de su fábrica en Torquemada y nos explican con cariño cómo es el proceso de elaboración artesana de la cerveza. A nosotros, y a cualquiera que esté interesado en conocerlo: “realizamos visitas y talleres y acudimos a distintas ferias para divulgarlo”, apunta Mafe mientras su pareja y socio muestra una docena de frascos con distintos tipos de malta y lúpulo que suelen llevar a los stands.

Y es que la cerveza de microproducción continúa siendo, a pesar de las modas, una gran desconocida para el público general. De hecho, el marketing confunde todavía más: “hay muchas cervezas que se comercializan como artesanas y sin embargo, su producción se encarga a fábricas industriales. Hay pocas fábricas como ésta en Castilla y León”, indican.

Además de los conocimientos, el equipamiento técnico y el cuidado con el que se desarrolla la producción, es vital la selección de ingredientes. Félix y Mafe (agrupados bajo la marca Alma del Cerrato), hacen un esfuerzo por utilizar materia prima de Castilla y León en la medida de lo posible (teniendo en cuenta que no existen grandes malterías todavía). El agua del Pisuerga también es importante: “las aguas ricas en minerales, como ésta, son buenas para hacer cervezas con cuerpo”. Así y todo, analizan exhaustivamente el agua que utilizan cuando producen para detectar cualquier alteración.

En estos momentos producen unos 800 litros al mes de tres tipos de cerveza, de Trigo, Negra y Pale Ale, que distribuyen por toda la provincia de Palencia. En un futuro próximo sacarán nuevas líneas de producto más dirigidas a mercados familiarizados con la cerveza de producción artesana.

Están haciendo un esfuerzo, además, por darse a conocer fuera de aquí y este año, por ejemplo, llevarán la marca a Madrid Fusión. Pero tienen claro que su primera conquista debe ser el mercado local, divulgando sobre un producto de la tierra con una gran “drinkability”. Vamos: una cerveza para todos los gustos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here