El artista flamenco es el encargado de abrir una nueva etapa en el teatro palentino, que este año celebra su 80 aniversario: la de los conciertos acústicos

A estas alturas de la historia del arte, inventar es complejo. Crear un nuevo estilo y defenderlo, hasta lograr que los diccionarios recojan y atribuyan tu invención, es
tarea sólo para genios. Sería poco exacto decir que Pitingo ha fusionado flamenco y soul: él ha inventado.

Ha creado la Soulería, ha combatido las ortodoxias del flamenco y ha prestado su increíble timbre e imposibles coloraturas a un estilo que ha capturado a público de todo el mundo. “Ya hemos metido a más de 500.000 personas sólo en los  teatros”, confiesa orgulloso, aunque tímido bajo su sombrero, en la presentación del concierto que ofrece en el Teatro Ortega el 5 de mayo. Sus versiones han sido alabadas, incluso, por los autores originales -a quienes siempre pide su beneplácito-.

Habituado por igual a los grandes conciertos como a las salas pequeñas -“soy cantaor, sé cantar solo con mi guitarra”-, Antonio Manuel Álvarez, Pitingo, se presentará ante el público palentino con una banda pequeña, aunque no faltará su característico coro de Gospel. A los temas de su último disco, “Soul Bulería y Más”, se añadirá una retrospectiva de su trabajo, tanto flamenco como soul, latino o pop. “Me encantan los conciertos de este tipo, quizá más que los grandes. Aquí no hay trampa ni cartón: si desafinas o te vas de ritmo, se te nota. Quizá por eso el público lo disfruta más”. Además, los pequeños teatros permiten una espontaneidad mayor y una actitud pedagógica hacia su música. “No soy un artista de ponerme a cantar y ya está. A mis conciertos la gente viene por el concepto”.

Por eso rompe la distancia con las butacas y habla con el público, explicando qué canta en cada momento, y por qué. “No tiene sentido cantar un martinete [palo flamenco] si la gente no entiende qué es”. Caben, por tanto, las sorpresas. “¡Hace poco saqué a dos personas del público a cantar conmigo!”.

Pitingo tiene ante sí el reto de hacer historia en el Teatro Ortega. No sólo porque su concierto será de altura -como lo son en Tokio, Madrid, Nueva York o Méjico-, sino porque abrirá una nueva etapa en el ochenta aniversario del teatro palentino: la de los conciertos acústicos. La empresa Margareto ha desarrollado mejores técnicas en el sonido para poder
entrar en el circuito de salas de primer nivel y traer artistas importantes. Empezando por Pitingo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here