Carles Pons: «El público de Palencia sabe muy bien lo que es bueno o malo, por eso tengo tanto cuidado al programar»

Palentino de adopción y concertista de relevancia internacional, Carles Pons es el creador del Festival Diapasión, que trae a primeras figuras de la guitarra clásica a la provincia

El Festival Internacional de Guitarra de Palencia se celebra del 5 al 15 de octubre, con una interesante prolongación en el mes de noviembre en la que habrá un concierto y una conferencia especiales con motivo del 15 aniversario.

El concertista Carles Pons es el artífice de esta muestra, que ha introducido en el público de Palencia el gusto por la guitarra clásica.

Hay que echarle mucha pasión para organizar un festival así durante 15 años

Más que pasión, hay que echarle amor. La pasión dura lo que dura. En cambio, cuando amas a alguien o a algo, es eterno, dicen los poetas. Y en este caso, amas lo que haces y amas a la gente para quien lo haces. Acabo el festival muerto, es muchísimo trabajo, pero la sensación de ver a las personas satisfechas es impagable.

Amor… ¿Y también disciplina de músico?

Más que disciplina de músico, cabeza de organizador. Hay que estar bien organizado y siempre con una sonrisa, porque sufres muchos vaivenes. A veces recibes malas noticias por parte de cierta persona o institución… Y es como un castillo de naipes cuando falla una carta. Pero siempre hay que sonreír.

Hablas del público como “tu público” ¿Es fiel? ¿Ha habido una labor pedagógica en estos años hacia la guitarra clásica?

Sí. Cuando llegué a Palencia, la guitarra no era un instrumento precisamente famoso. A nivel cultural esta ciudad es teatrera, en sentido positivo: le encanta el teatro. Y hay mucho poeta y mucho pintor.

Es una tradición histórica: las ciudades se decantan por un tipo de arte y en el caso de Palencia, hay un inmenso amor al teatro y otras artes, pero menos público para la música clásica. Teníamos que hacernos un hueco.

Sé que el festival de guitarra no podrá tener lo que tiene el teatro, con esa enorme cantidad de actuaciones de primer nivel y todas llenas al cien por cien. Pero el público al que le gusta la guitarra (muchos o pocos, pero cada vez más) se merece también su espacio.

¿Pero como instrumento no es más popular que otros? Muchos músicos amateur empiezan por la guitarra…

Es que ni eso… Hay varias academias de música, además del Conservatorio, y sin embargo el número de alumnos de guitarra es muy pequeño. Aquí no se estudia la guitarra como se estudia el piano o el violín.

¡Tampoco necesitamos tener instrumentistas entre el público! A los músicos que vienen al festival les digo que no encontrarán un público guitarrista, sino un público al que le gusta el arte y quiere pasar un rato bueno disfrutando de la música.

 «LOS CONCIERTOS SOCIALES SON UN PROYECTO PERSONAL. QUERÍA LLEVAR LA GUITARRA A LA GENTE QUE NO PUEDE DESPLAZARSE»

Entran en juego más las emociones que la técnica…

Exactamente. Y además se nota. En general no es un público que venga a ver qué obra toca y cómo, sino que se sienta y disfruta. ¡Y yo lo prefiero! Cuando tocas un concierto ante alumnos de guitarra, ves cómo se sientan, se ponen las gafas y te miran fijamente… Y luego preguntan: ¿por qué en el compás 27 has hecho un diminuendo y has metido el dedo 4?

Personalmente tienes el proyecto de los Conciertos Sociales. Si el público que entra en el Principal no es muy docto, ¿el de esos entornos requiere una labor pedagógica mayor?

Insisto en lo que decía: ¿no es muy docto? No lo era. Pero después de 15 años la gente ha aprendido. Quizás no han aprendido la técnica, pero son perfectamente capaces de diferenciar lo bueno de lo malo, por eso tengo tanto cuidado al programar. La gente en Palencia no es como en Córdoba o Sevilla, que lo aplauden todo (¡incluso a mí!). Aquí, si no hay calidad, no hay bis. Una vez me sucedió: un músico preguntó por qué le habían aplaudido tan poco… No quise decirle que su concierto había sido muy malo…

 «NO CREO EN LA INSPIRACIÓN POR EL ENTORNO, SINO EN LA INSPIRACIÓN INTERNA. PALENCIA ME DA LA TRANQUILIDAD QUE BUSCO»

Los Conciertos Sociales son un proyecto muy personal. Yo quería llevar la guitarra hasta la gente que no puede desplazarse. Mi padre tiene un problema de Parkinson y demencia y, al vivirlo tan cerca, siento que todo el mundo merece disfrutar del festival: la gente mayor, las personas con discapacidad… Por eso lo llamo social, porque pertenece a la sociedad entera. Para mí es algo íntimo, entre ellos y yo… Entre mis amigos y yo. Ellos me esperan, yo voy y toco.

Esta edición cuenta con una programación especial, variada, con motivo del XV aniversario

Me gusta la variedad y queríamos hacer algo especial para celebrar estos 15 años. Gracias a una aportación económica plus del Ayuntamiento por este aniversario tendremos el concierto de la guitarrista china Xufei Yang, que es impresionante. Para que te hagas una idea: para contactar con ella tuve que hacerlo a través de su manager de Londres, que es el mismo que el de John Williams.

Otra actividad importante será la conferencia gratuita que va a dar Cecilia Rodrigo, hija del Maestro Rodrigo, en la Casa Junco el 29 de noviembre. Es un lujazo poderla traer para que hable de su padre y del Concierto de Aranjuez.

Dentro de los conciertos del Principal, quisiera destacar el primero, de Lukas Kuropaczewski. Si la guitarrista china es como un nenúfar, este polaco es un toro. No he visto a nadie tocar con esta intensidad emocional y fortaleza física a la vez, él solo toca como si fueran cinco.

Has hecho de Palencia tu ciudad adoptiva. ¿Qué te aporta?

En lo musical no creo que la ciudad influya. Es decir, no creo en la inspiración por el entorno, sino en la inspiración interna. Pero Palencia sí me ha dado ese recurso para disfrutar de lo que más busco, que es la tranquilidad.

Su belleza me encanta, pero eso depende de cada uno. Si la belleza es relativa, la tranquilidad es objetiva. Y cruzar toda la ciudad por la orilla del río sin que nadie te enturbie es algo que te dan pocas ciudades. Y la ubicación, cerca de Madrid, con buenas comunicaciones, es maravilloso para mi trabajo.

Por otro lado, me encanta que la gente no pregunte dónde vas ni con quién. He vivido en sitios donde la gente quería saberlo todo. Soy una libre y solitario, así que me gusta esa bonhomía de la gente, de “no querer saber”.

Ver la programación completa del Festival Diapasión

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here