Macrocastilla: Aquello que nos define como castellanos, ante el objetivo de José Antonio Montenero

30

Exposición fotográfica en el Museo del Agua durante el mes de marzo

Se define como fotógrafo aficionado, pero el vallisoletano José Antonio Montenegro Pedriza es, además, una de esas personas que ‘‘saben mirar’’ y captar con su cámara aquello que a nuestros ojos pasa desapercibido. Este mes podemos comprobarlo en su exposición ‘Macrocastilla’, en la que recorre los elementos que, según sus palabras, «pueden ayudar a definirnos como castellanos». Una muestra itinerante que ha recorrido varias salas vallisoletanas y que llega ahora al Museo del Agua de Palencia.

¿Tenemos los castellanos cierta carencia de elementos definitorios?

Siempre me he sentido atraído por cualquier manifestación socio-cultural que hunda sus raíces en las tradiciones de nuestro pueblo. Y aún más por el hecho de investigar de dónde proviene el tópico que nos achacan desde otras regiones, ese “carácter castellano”, adusto y contradictorio, debido sin duda a la idiosincrasia propia y diferencial de nuestra tierra.

Creo que, en general, hemos perdido de vista nuestros rasgos diferenciadores, debido sobre todo a la estandarización en los modos de vida. Pero, si nos parásemos un momento a analizar todas las situaciones vividas en comunidad, es probable que termináramos apreciando que nuestras propias acciones vienen siempre determinadas por las huellas de la tradición, que imprime el carácter, y que sin duda legaremos a nuestros descendientes.

¿Qué escenarios y protagonistas escoge en este empeño?

Entran en juego nuestro medio natural, el habitacional, nuestras costumbres, tradiciones y fiestas… Algunos lugares pueden ser reconocibles, pero no se trataba de enfocar de forma concreta, sino de acercar objetos, situaciones o perfiles humanos, para llegar a la conclusión de sentirse identificado con ellos. Por supuesto, esto es algo que el espectador deberá dilucidar, al mismo tiempo que se sentirá definido (o lo contrario) con el concepto “castellano”, a la vista de las imágenes presentadas. Es lo que tiene jugar con elementos objetivos y subjetivos al mismo tiempo.

Se define como fotógrafo aficionado y autodidacta. ¿Cuáles son sus referentes?

Como amante de la fotografía social, artistas como Cristina Gª Rodero, o los clásicos Robert Bresson o Capa, componentes de la Agencia Magnum, que buscaban, más allá de la expresión artística, inmortalizar el instante, la vida cotidiana, la expresiones faciales… Y como a los pintores impresionistas, me gusta mimetizar al personaje en su entorno vital.

¿Cómo comenzó su aventura fotográfica?

Pues no lo tengo claro. Imagino que como toda persona que encuentra el encuadre ideal de una escena, empecé a lanzar fotografías con cámara compacta, de paisaje montañero al principio, y viendo que no se me daba mal, me compré la primera réflex y me lancé con la mirada curiosa a “cazar” ciertos momentos en la vida de las personas que me rodeaban.

Expone en el Museo del Agua, una de las salas estéticamente más atractivas. ¿Le gusta el «continente» para su contenido?

Sin duda es un lugar atractivo, por su situación y por el significado que tuvo antaño. Y me parece perfecto para exponer cualquier disciplina que quiera ahondar en la difusión de la cultura y etnografía castellanas, siendo tan nuestro y particular aquel sueño del Canal de Castilla. Espero que se le dé en el futuro el impulso que merece. Agradezco la cesión de este espacio, y sobre todo a su responsable, Lourdes Calleja, su disposición y facilidades para que fuera posible la instalación idónea de la exposición.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here