#LonelyPaCO: Visita concertada al Ayuntamiento más antiguo (Brañosera)

4

Es común visitar museos o iglesias. Pero los Ayuntamientos no suelen ser un lugar especialmente atractivo, al que merezca la pena acudir, si no es para registrar una instancia o solicitar un certificado de empadronamiento. Ahí radica el primer punto de interés de nuestra propuesta recomendada de este mes: la visita al Ayuntamiento de Brañosera.

Esta localidad norteña ostenta el honor de ser el primer municipio de España y, por tanto, el primer pueblo que tuvo Ayuntamiento. Por eso, su edificio no solo es singular, sino que nos evoca un episodio histórico que fue pionero e imitado en el resto del Estado.

En los últimos años son múltiples las visitas de turistas que procedentes en algunos casos de lugares remotos se acercan a conocer Brañosera atraídos por una historia tan singular como la del Primer Fuero de nuestro País cuya antigüedad se remonta a comienzos del siglo IX, en el año 824.

El Ayuntamiento de Brañosera se puede visitar gratuitamente, en un recorrido guiado de 45 minutos de duración. Cada vez son más los colegios, asociaciones y grupos de amigos que reservan la visita concertada en el correo branosera824@gmail.com o a través del teléfono 979 60 62 77.

El Salón de Plenos del Primer Ayuntamiento de España es lugar de visita obligada donde se le explica al viajero la importancia histórica y la trascendencia institucional de aquel viejo Fuero. Un hito histórico señalado en los albores de la creación del Condado de Castilla, y, por extensión del Reino de España.

El horario de visitas es de lunes a viernes de 10:00 a 14:00 horas, y de 11:00 a 14:00 los sábados, domingos y festivos. Una opción ideal que se puede completar con una tarde de paseo por este paraje enclavado en el Parque Natural de la Montaña Palentina, donde podemos encontra pueblos como Valberzoso, es un rincón entrañable con una iglesia románica decorada con pinturas al fresco que se conservan desde la Edad Media; o Salcedillo, un enclave bucólico que aún conserva la fisonomía típica rural que dibuja el río Camesa que discurre al lado de una preciosa iglesia románica. Desde Orbó se puede contemplar el amplio vallejo hasta que se pierde la vista en los picos majestuosos del Curavacas y del Espigüete. Vallejo de Orbó, el que hasta las postrimerías del pasado siglo XX fuera el núcleo de población más importante del municipio como consecuencia de la explotación del carbón.

Para terminar, claro está, la buena mesa: Brañosera dispone de seis restaurantes y mesones con productos de la tierra… ¡Riquísimos!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here