Las Calles Florecen: Carrión y Frómista se preparan para el Corpus

746

Cerca de dos kilómetros de alfombras hechas con pétalos, hierbas y serrín tintado engalanan Carrión en el Corpus Christi. Mientras, Frómista celebra el 25 aniversario de la recuperación de esta tradición

Hay un grupo de carrioneses que lleva pensando en el Corpus desde hace meses. Miran al cielo cuando amenaza granizo, que puede estropear los pétalos, o ponen todo su esmero en cuidar los jardines. De todo ello dependerá la belleza de las alfombras florales del Corpus Christi.

Hace una década, esta tradición logró el sello de Fiesta de Interés Turístico Regional. Los artesanos que elaboran sobre el suelo las coloridas figuras geométricas forman parte de la Federación Internacional de Alfombristas de Arte Efímero y han participado en congresos de todo el mundo.

Semanas antes, los voluntarios diseñan los motivos y se organizan para recoger pétalos, que almacenan en cámaras frigoríficas. Serrín tintado, café o césped recién cortado son el resto de ingredientes necesarios para hacer florecer las calles, un trabajo que comienza el día de la fiesta a las 5:30 horas de la madrugada. El ambiente en torno al proyecto es entusiasta: unos participan rellenando los dibujos, otros, compartiendo café o bocadillos.Los propios peregrinos colaboran con los vecinos.

El resultado es un esmerado entramado de colores por las calles que rodean las iglesias de Santa María y San Andrés Apóstol. En esta última se celebra, a las 12, la misa del Corpus, tras la cual procesiona sobre las alfombras florales una comitiva presidida por el Carro Triunfante (bella custodia del siglo XVI); los niños de la Primera Comunión, la banda de música, la Coral Carrionesa, maceros, autoridades, mujeres tocadas con peineta y mantilla… Todo un espectáculo que presencian miles de personas atraídas por esta tradición originaria del siglo XIV.

Frómista

Tan bello como la participación carrionesa es el entusiasmo fromisteño en recuperar el arte de las alfombras florales. Este año se cumplen 25 años desde que los vecinos de Frómista retomaran una tradición que era habitual en muchos pueblos de España siglos atrás, y los artesanos se han propuesto un reto: finalizar el recorrido de 1,5 kilómetros.

“El año pasado nos quedamos a sólo 200 metros de lograrlo”, indica José Javier Serena, secretario de la recién constituida Asociación Cultural Corpus de Frómista. “No somos muchas personas, no podemos organizarnos por calles porque hay muchas casas cerradas y tampoco es sencillo conseguir flores en esta zona”. Tal vez por eso su gesta tenga más valor, pues compensan las dificultades sirviéndose del ingenio. “Diseñamos unas plantillas metálicas con flores, estrellas y animales, que nos sirven para las alfombras largas, de unos 20 metros, que intercalamos con alfombras más anchas de 4 metros”.

Organizándose con eficacia intentarán completar el recorrido, consolidando con ello esta tradición e involucrando cada vez a más vecinos en una fiesta “que puede ser un aliciente turístico para Frómista”.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here