Si creías que ya lo habías probado todo en este restaurante de la Plaza de la Inmaculada, frente a la catedral… ¡te equivocas! En septiembre, la pizzería La Nonna amplía su carta con nuevas recetas fruto de meses de investigación en la cocina

Ya sorprendió en enero cuando perfeccionó la masa de sus pizzas; un cambio por el que recibió buenísimos comentarios. «El secreto», nos dice Tomás, «está en la cerveza, que la hace más esponjosa sin perder crujiente y resalta el sabor de los demás ingredientes. Además, las pizzas conservan mejor sus propiedades con esta masa», por lo que aguanta sin problemas el tiempo que tarda en llegar a casa. «Yo me he llevado pizzas desde Palencia a Valladolid, y después del trayecto estaban todavía en su punto».

Las novedades, que se lanzarán después de San Antolín, incluyen cuatro pizzas (una con pulpo y queso ahumado, otra carbonara, «un clásico que la gente nos pedía», otra boloñesa y otra que han llamado mediterránea, «de atún, más fresquita»); tres calzoni (boloñesa, de pollo con salsa de tomate mexicana, y de pollo con salsa de nata, queso, cebolla y ajo); un nuevo plato de pasta rellena, que formará parte del menú de mediodía; y una ensalada de cecina.

Además, Tomás nos avanza que actualmente se encuentra trabajando en un postre que no dejará a nadie indiferente: una pizza de chocolate que, como el resto de los platos de La Nonna, es totalmente artesanal. «Le queda poco, pero queremos estar plenamente satisfechos con la receta antes de comenzar a servirla».

Uno de los mejores secretos de la cocina de La Nonna es su horno de leña de encina, que aporta a los alimentos un sabor imposible de obtener en hornos eléctricos.

Además de la estupenda comida, elaborada con ingredientes frescos y cuidadosamente seleccionados, Tomás apunta al sistema de trabajo eficiente, lo asequible de sus precios (con ofertas especiales todos los meses) y su amplísimo local, ideal para grupos, en una ubicación inmejorable (la Plaza de La Inmaculada) como los grandes responsables del éxito de La Nonna.

El establecimiento lleva desde 2010 en Palencia, y está claro que ha venido para quedarse.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here