• Quien descubre la Montaña Palentina por primera vez, recibe una de las más bellas sorpresas que Palencia guarda al visitante. Desde Palencia Turismo se ofrece un interesante viaje hacia la Naturaleza en estado puro, hacia cimas que sirven de refugio para la fauna salvaje, y que cobijan especies protegidas como la mariposa hormiguera, el bisonte europeo y el caballo de Przewalski, el oso pardo o el lobo ibérico.
  • Observar detenidamente a las mariposas despertar y revolotear, tras el invierno, es todo un espectáculo que vale la pena no perderse y en la Montaña Palentina, que acoge la mitad de la población de mariposa hormiguera oscura en España (una de las especies de invertebrados más amenazadas de Europa), es posible. Como lo es disfrutar de la presencia del animal europeo más grande que existe en la actualidad: el bisonte europeo, en una reserva natural ubicada en San Cebrián de Mudá, que se dedica a preservar la existencia de este magnífico animal, así como del caballo de Przewalski, especies ambas relacionadas con nuestros antepasados y que supone otra buena excusa para acercarse a nuestra Montaña palentina, este paraje ideal para los amantes de la fauna. Otras especies protegidas, como el lobo o el oso pardo se pasean también por los lugares más recónditos de nuestra geografía provincial.
  • Y para conocer también de una forma más didáctica la fauna de la Montaña Palentina existen también centros de interpretación como son el de la Trucha de Velilla del Río Carrión o el Cangrejo de Herrera de Pisuerga.
  • Un buen tándem, naturaleza y avistamiento de fauna en la zona para que el visitante puede apreciar los encantos de esta comarca natural que además sirve de presentación al mejor arte románico, a la historia, la cultura, las tradiciones de una comarca minera o a una gastronomía excepcional.

La Montaña Palentina ofrece al visitante una de las más bellas sorpresas en esta tierra. Un paisaje diferente al del resto de comarcas de nuestra provincia, cumbres y praderas verdes, cauces de agua y pantanos, que contrastan con las llanuras ocres de la Tierra de Campos o las onduladas tierras calizas del Cerrato, incluso con las fértiles explotaciones de la Vega- Valdavia y el Boedo- Ojeda, que la preceden de camino hacia el norte palentino.

En ella se erigen majestuosos los picos Curavacas y Espigüete que comparten protagonismo con las aguas de los ríos del Carrión y Pisuerga, en el parque natural de Fuentes Carrionas, o excepcionales parajes como las Loras, comarca candidata a un reconocimiento como Geoparque de la Unesco, con marcos singulares propiciados por la acción de corrientes de agua, ríos y lagos, que han erosionado el terreno con originales formaciones geológicas, como la Cueva de los Franceses, el Cañón de La Horadada o las Tuerces. Naturaleza en estado puro, que se ha convertido en el refugio ideal para especies protegidas la mariposa hormiguera, el lobo, el oso pardo, y que cobija a especies de cómo el bisonte europeo y los caballos de Przewalski (en una reserva natural que hace posible la recuperación de la especie).

MARIPOSAS. El final del invierno marca la aparición de las mariposas, que salen de sus crisálidas para embellecer aún más el paisaje. La provincia de Palencia es un destino privilegiado para la observación de este grupo de fauna, ya que aquí se encuentran 167 especies de las 233 presentes en España. Entre ellas, la mariposa hormiguera oscura, una de las especies de invertebrados más amenazadas de Europa, que tiene en la Montaña Palentina la mitad de su población en nuestro país. Concretamente el Parque Natural de Fuentes Carrionas y Fuente Cobre cuenta con una importante población, distribuida en 34 colonias. Un gran atractivo turístico para los amantes de las mariposas, ya que su despertar y el vuelo es un espectáculo del que vale la pena disfrutar.

Esta mariposa es sin duda un capricho de la naturaleza que se intenta salvar gracias a una iniciativa conservacionista de la Asociación de Naturalistas Palentinos a través de la Fundación Biodiversidad y que cuenta con el apoyo de la Diputación de Palencia.

VESTIGIOS DE NUESTRO PASADO. En esta ruta por la fauna de la Montaña palentina no podemos pasar sin detenernos en San Cebrián de Mudá, y en el lugar escogido en este caso como reserva natural del animal europeo más grande que existe en la actualidad: el bisonte europeo. Un centro de interpretación nos ayudará a conocer mejor el proyecto de recuperación de este gran mamífero europeo.

En una parcela de veinte hectáreas de robledal y praderas, existe la posibilidad de observar a los ejemplares en semilibertad. La visita a la reserva se puede realizar a pie, todoterreno, bici o carreta tirada por caballos, acompañados por un guía que nos explicará todo sobre los bisontes. Todo ello en un refugio en el que conviven con ejemplares de caballos de Przewalski, una especie de caballo salvaje asiático, declarado extinto en estado salvaje.

La abundancia y diversidad faunística caracterizan al espacio natural de Fuentes Carrionas y hay especies como el urogallo, el oso pardo, en peligro de extinción, el lobo, el jabalí, la nutria, el gato montés, el águila real, el alimoche o el búho real, por poner algunos ejemplos, que configuran el catálogo de fauna de la zona, y que cuenta con la debida protección de las administraciones competentes.

 

Y no hay que olvidar al hablar de fauna en la Montaña Palentina, que uno de los grandes espectáculos que nos ofrece la naturaleza en otoño es La Berrea. En esta estación del año el Parque Natural de Fuentes Carrionas-Fuente Cobre cuenta con un ajetreo especial motivado por los grandes venados que ocupan su tiempo en crear su harén de hembras, defender su territorio y perpetuar la especie.

O la presencia de del oso pardo y su ecosistema en la Cordillera Cantábrica, que atrae a los amantes de la Naturaleza. Puede ser interesante en este sentido hacer un recorrido familiar por la Senda Peña del Oso, un recorrido circular de 10 kilómetros que parte de este municipio, pasando por espectaculares miradores, un chozo y el pueblo de Arbejal, con la oportunidad de ver huellas de oso en el recorrido.

FAUNA DIDÁCTICA. Y para conocer de una forma más didáctica la fauna de la Montaña Palentina existen centros de interpretación como el de la Trucha de Velilla del Río Carrión o el Cangrejo de Herrera de Pisuerga.

En el Centro de Interpretación de la Trucha de Velilla del Río Carrión se puede observar en tiempo real del hábitat de la trucha a través de cámaras subacuáticas y de otros elementos atractivos como útiles de pesca, fotografías de la fauna local y varios paneles informativos sobre el ecosistema fluvial.

En el Centro de Interpretación de la Casa del Cangrejo de Herrera de Pisuerga es interesante hacer un recorrido por un edificio concebido como refugio del cangrejo autóctono, donde el crustáceo y su entorno son los protagonistas, símbolos de la fiesta más importante que se celebra en la localidad.

Es cuestión de salir al campo, abrir bien los ojos y los oídos y dejar que los sentidos nos guíen por este apasionante paseo por la Montaña Palentina y su fauna y respetar siempre a los animales que en ella tienen su hogar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here