Gloria Fuertes: El poemario ilustrado que hace justicia con una de las grandes

0
413

La ilustradora palentina Noemí Villamuza pone imágenes a la antología publicada por la editorial Nørdica Libros con motivo del centenario del nacimiento de la autora

Su fama de abuelita entrañable y su rima simpática, con la que crecimos muchos de nosotros, fueron, en gran medida, los culpables de su destierro del pódium de grandes poetas del siglo XX en el que siempre debió estar Gloria Fuertes. En 2017 se cumple un siglo del nacimiento de esta autora en el madrileño barrio de Lavapiés. Y muchos reclaman que esta efeméride se celebre con la importancia que su obra merece.

La editorial Nørdica Libros ha publicado la antología Geografía Humana y otros poemas, con un estupendo prólogo de Luis Antonio de Villena e ilustraciones de la palentina Noemí Villamuza, artista afincada en Barcelona colaboradora habitual de la casa y otras editoriales y medios. Y -por qué no decirlo- aún por descubrir en su ciudad natal.

La selección de poemas nos muestra a la Gloria Fuertes de la posguerra y el franquismo, crítica y sensible a la desigualdad, que algunos expertos sitúan más cerca de Lorca que de la abuelita que hablaba de piratas y girafas. “Hace años, cuando ilustré el Libro de Nanas [Mediavaca, 2004], descubrí a esa otra Gloria, la que hablaba de niños que mueren y enferman, de la guerra”, cuenta Noemí Villamuza.

“Y con este poemario me sumergí en su faceta íntima, especial, contestataria en un tiempo en que no era fácil contestar”. Aquella mujer reivindicativa, que luchó por su sexualidad, que quiso educar a toda una generación de españoles en la igualdad y en el respeto, en el espíritu crítico.

Villamuza califica de “tesoro” la selección de poemas que componen el libro, a veces tan desgarradores que la propia ilustradora decidió contenerse y no interferir. “La poesía comunicaba tanto, que las imágenes sobraban a menudo”. Por eso, la edición final es un trabajo “exquisito”, con una cuidada maquetación, donde la imagen sólo completa a aquellos versos más imaginativos, líricos, sin interferir. El resultado es “un libro que es un regalo en sí mismo, lleno de dulzura en todos sus detalles” y con más color del habitual en las ilustraciones de Villamuza. “Veíamos color en Gloria Fuertes, sobre todo en la poetisa de los 70, que para mí tenía un lado pop”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here