Mª Teresa Alario Trigueros Directora de la Cátedra de Estudios de Género

Desde la cocina hasta la oficina. Desde el juzgado hasta el supermercado. Y desde la guardería hasta la Universidad. La lucha por la igualdad es tan transversal como la vida misma y, sin embargo, queda tanto por hacer que es difícil saber por dónde comenzar. La profesora Teresa Alario enseñaba la Historia del Arte de siempre. Hasta que un día se cayó del caballo, como ella misma dice, y se dio cuenta de que esa Historia era androcéntrica. Cuando lo explica parafrasea a la filósofa Ana de Miguel: “¿y las mujeres qué?” Pues las mujeres, cuando no se las ve, es porque han sido escondidas.

La buena noticia es que esta “caída del caballo” ha sido, y continúa siendo, común en muchas personas  en diferentes ámbitos de la vida y, en particular, de la Universidad. La Facultad de Educación del Campus de la Universidad de Valladolid en Palencia puede presumir mucho (aunque lo hace con modesta elegancia) de ir un paso por delante del conjunto de centros académicos del país en la lucha por la igualdad.

Tras caer de aquel caballo, varios docentes se dieron cuenta de que tenían una ventaja sobre otros sectores: ellos formaban a los maestros y maestras del futuro, quienes educarían a los niños y niñas que habrán de alcanzar la plena igualdad. Así que en los primeros años de los 90 constituyeron el Seminario Universitario de Educación No Sexista. Según relata Teresa Alario, “se trataba de reflexionar sobre nuestra práctica docente y sobre el impacto que la misma tenía en cómo salían nuestros y nuestras estudiantes de la Facultad”. Ése fue el germen de la Cátedra de Estudios de Género, constituida en el año 2000 y que hoy día es un referente nacional, bajo la dirección de la propia Alario.

Asentada en el Campus de Palencia, la Cátedra agrupa a más de 40 docentes de toda la UVa, pero también a doctorandos, investigadores y profesores asociados que en distintos momentos se han acercado a ella. “En los últimos años está habiendo una cantidad de solicitudes de entrada importante. No es habitual que una estructura tan sencilla como esta Cátedra tenga cinco o más solicitudes cada año”. De su seno han salido cambios en la propia estructura formativa de la Facultad: es la única de España donde la igualdad y la coeducación se abordan en una asignatura obligatoria para todos los grados de Educación. Pero también tiene otros méritos, como haber impulsado tres posgrados.

El más reciente, el Posgrado de Especialista en Estudios de Género y Gestión de Políticas de Igualdad, acaba de comenzar su segunda edición. Por primera vez, el programa tiene un carácter semipresencial, que combina las ventajas de la formación online con el necesario ejercicio de “ponerle cara a las personas”, debatir y reflexionar conjuntamente. Cuenta este curso con 35 alumnos, aunque las solicitudes han sido más que las 45 plazas ofertadas, que sin embargo no se han podido cubrir por cuestiones formales.

La labor de la Cátedra va más allá de su relación con la Universidad, pues sus integrantes están implicadas en colectivos y movimientos sociales, a quienes prestan apoyo y abren la Universidad para favorecer acciones formativas y divulgativas, tanto con los profesores de la Cátedra como con profesionales y expertos que invitan a participar en ella. Suscriben convenios con Instituciones y participan de las decisiones relevantes en materia de género. “En Palencia el impacto es muy reconocido por las instituciones y por la sociedad”, indica Alario.

A raíz del movimiento #MeToo y de las movilizaciones del pasado 8 de marzo se ha visibilizado lo que los expertos denominan la “cuarta ola feminista”, que desde la Cátedra venían advirtiendo en las aulas en los últimos años. Sin embargo, Teresa Alario advierte: “como escribió Susan Faludi en ‘Reacción’, ante cada avance importante de las mujeres habrá una reacción patriarcal”, que en la actualidad estamos viendo, por ejemplo, en el ascenso al poder de Trump o Bolsonaro. Sin dejar de luchar por que en todo el mundo se logren las metas que aquí ya hemos alcanzado, en España es importante reivindicar que se cumpla la ley. “Tenemos una legislación casi ejemplar. Es verdad que debe mejorar y adaptar a los tiempos, pero el gran problema de esas leyes es que no se han desarrollado”, especialmente en temas como la coeducación. “La ley, si no la cumplimos, es papel mojado”.

 

Cada mes en PaCO conoceremos mejor el Campus de Palencia, con información sobre su actividad docente, investigadora y divulgativa.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here