Entrevista a Larah Fémina: «Hay que hacer ruido y reivindicar que nuestra tierra está viva»

105

Dos años le ha llevado a esta MC palentina terminar su segundo LP, ‘Desenfoque’, producido junto a Tisho («la otra mitad del disco, quien ha hecho las instrumentales de casi todos los temas»), Sr. Chen y Cansi Natra, además de otros colaboradores como Sr. Zambrana, la poeta Sonia Barba y Sator Sánchez. Hablamos con ella con ocasión de este lanzamiento, ya disponible en las principales plataformas digitales (spoti.fi/2PtCtJn).

Larah Fémina es un nombre potente: tiene calle y tiene género. ¿De dónde viene?

Pues precisamente de lo que has dicho. Cuando yo empecé en 2008 a hacer la primera maqueta éramos pocas chicas las que estábamos. Mis letras siempre reivindican la igualdad, así que lo de fémina viene de ahí.

¿Cuáles fueron tus primeros pasos en el hip hop?

Fue por una familiar que tenía en Madrid, que cuando iba a verla siempre me daba cassettes de La Mala, de Sólo los Solo… Ahí ya me empezó a gustar. Después, en Palencia conocí a Comuna 24, un grupo (ya disuelto) de cinco MCs y dos Djs. Uno de ellos tenía estudio de grabación, mi pareja también estaba ahí metida, yo iba a sus conciertos y ellos también me asesoraron mucho. Se puede decir que fueron mis padrinos.

En 2008 publiqué la maqueta (‘Fémina de rima finah’), y con uno de sus temas gané un concurso en Madrid (‘Rimas X Hechos: rimas contra la violencia de género’). Así me di a conocer y la respuesta fue muy buena. Luego empecé a fusionar un montón porque me gusta mucho, y eso al público parece que le cuesta más.

¿Hay purismo en el hip hop?

Mucho. Ahora ya menos porque creo que las nuevas generaciones no lo son, y eso es genial. Por otra parte, yo siempre me he dirigido a gente de fuera del hip hop. Mi público normalmente es gente que no escucha ese estilo (o no solo).

¿Cómo ha cambiado la situación de las mujeres en el hip hop desde que empezaste?

Antes éramos menos, o mejor dicho, se nos visibilizaba menos. Ocurría como sucede en otros campos: cuando hay una sola mujer y muchos chicos, hay muchas que no se sienten cómodas y deciden no entrar en ese circuito porque no se sienten respaldadas, y cuando tú no tienes referentes femeninos es bastante difícil que te identifiques y des ese paso. Ahora creo que sí que hay más que lo hacen y se visibiliza más, aunque lo que se visibiliza es bastante sexista (como en el resto de esferas). En este sentido hay una cosa que me cabrea, y es que el sexismo está muy centrado en la música o muy criminalizado en el hip hop, en el trap, en el reggaetón… pero existe también en La Polla Records o en el pop más comercial. Se ha avanzado, pero todavía queda mucho por hacer. Por ejemplo, en las batallas de gallos es donde mejor se ve el tema de la desigualdad y la incomodidad de muchas mujeres. Hace poco, una gran marca propuso a un grupo de raperas hacer solo una competición de mujeres, y ellas dijeron que no porque lo que querían era competir al mismo nivel.

El 22 de octubre lanzaste tu disco ‘Desenfoque’ (editado con el sello Nunca Piso Freno Records). ¿Qué vamos a encontrar en él?

Tiene un poco de mezcla de electrónica, hip hop, soul… Esto es lo que venía haciendo hasta ahora, pero también he incluido bastante indie. El título viene a decir que ya es hora de que reaccionemos, que parece que vivimos en una sociedad líquida, como decía Bauman. Esta idea la he trasladado al desenfoque, diciendo que vivimos así, desenfocados. El enfoque serían la crítica, la empatía, la vida en comunidad, fuera de las pantallas… la vida real. El desenfoque sería lo que estamos viviendo ahora: el quererlo todo ahora mismo, el estar disponible veinticuatro horas, el individualismo… Para el disco he recogido influencias de lo que me rodea y de mi propia vida. Es mi disco más personal.

¿Cómo es ser MC en Palencia o en Castilla y León?

Después de hablar con otros grupos creo que estamos todos un poco en las mismas. Palencia es una ciudad, imagino que como muchas, en la que no se valora mucho lo de aquí; en la que parece muy exótico lo que viene de fuera y, sin embargo, cuando nosotros vamos a otros lugares, decir que eres palentina no es demasiado exótico, y eso es un contra. Lo bueno que tiene es que, al ser una ciudad pequeña, tu círculo te arropa, o así lo siento yo. Tener esa red de apoyo más próxima me parece más sencillo que en grandes ciudades, donde todo está mucho más disperso. Pero es complicado porque, aparte, aquí el panorama musical lleva demandando locales de ensayo y de grabación y no se está haciendo nada, aunque a nivel de conciertos Palencia ahora mismo es muy potente.

Tu apuesta por Palencia, ¿es un posicionamiento?

Por una parte es donde estoy, y creo que no sería fiel a mí misma si hablase de otras cosas porque esta es mi realidad. Por otra, me encanta Castilla y León, y aunque viviera fuera seguiría haciendo cosas aquí porque creo que nos queda mucho camino. Lo que nos queda es hacer ruido y reivindicar que nuestra tierra está viva, aunque hay muchas zonas que estamos dejando morir.

En relación con esto, todo el material del disco está hecho en la Montaña Palentina, en la zona de los pantanos (Camporredondo). Me gusta decir que soy palentina.

¿Cuáles serán tus próximos conciertos?

El de presentación lo daré en el Universonoro, seguramente en enero. Y fuera de Palencia haremos conciertos en Valladolid, Madrid y Barcelona, pero sin fechas todavía.

¿Estás trabajando en algún otro proyecto?

Ahora he empezado con los cinco integrantes de Los Culebra un proyecto diferente de fusión de hip hop con funky. Llevaba mucho queriendo trabajar con músicos, y ellos me llamaron porque querían hacer algo con hip hop, así que yo encantada.

Pues te deseamos lo mejor. Muchísimas gracias, Larah

Gracias a vosotros. ¡Larga vida a PaCO!

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here