Entrevista a Javier Fesser: «Si además de entretener soy capaz de inspirar algo de valor en alguien… Mejor que mejor»

33

Charlamos con el director de cine ganador del premio Águila de Oro 2019 del próximo Aguilar Film Festival

 

Javier Fesser (Madrid, 1964) ha dejado huella en nuestras retinas con películas como Campeones, Camino, El milagro de P. Tinto o dos adaptaciones de Mortadelo y Filemón. Pero el Aguilar Film Festival reconoce su legado en el campo del cortometraje haciéndole merecedor del Águila de Oro 2019, premio que recogerá el 4 de diciembre. Uno de ellos, Binta y la gran idea, fue nominado a un Oscar.

Después de los Goya y una nominación a un Oscar, ¿recibe con igual entusiasmo el Águila de Oro?

Por supuesto que con el mismo pero, cuando hay un premio así, que es por todo lo que ya llevas hecho, da un poquito de miedo pensar que quizás es porque ya se te está acabando la cuerda… Pero como sé que no es así lo recibo encantado. Es un festival que me encanta, dentro del mundo del cortometraje en el que me siento muy a gustito.

Es un reconocimiento a toda su carrera… ¿Se siente campeón?

No… Campeón no, me siento muy privilegiado por hacer cine, por haber permanecido en otro tipo de cine. Es decir, por poder compaginar dos tipos de cine distintos. Ahora en Aguilar de Campoo se van a proyectar Binta y Bienvenidos, dos películas que me han hecho muy feliz. Me gusta mucho tener la suerte de poder hacer cosas diferentes, y que unas me permitan hacer las otras.

Binta, Bienvenidos… Y ahora el corto El Monstruo Invisible, producido junto a Acción contra el Hambre. ¿Se entiende un cine sin compromiso?

Cada uno entendemos el cine de una manera. A mí me parece que comprometerte con algo a la hora de contar una historia hace la aventura más emocionante. Pienso que si soy capaz de entretener y hacer pasar un buen rato, pero además este esfuerzo también puede valer para inspirar algo postivo en alguien, dejar algo valioso en el espectador, mejor que mejor. Confío tanto en el cine para cambiar mentalidades y miradas que, cuando a mí me ocurre con una película que me hace reflexionar, que tambalea mis dogmas y puntos de vista, me parece que es un lujo que no me puedo permitir desperdiciar.

Precisamente hace poco, la ministra María Luisa Carcedo tuiteaba que le iba a regalar varias copias de Campeones a ministros de Asuntos Sociales de varios países…

¡Y así lo hizo! qué ilusión nos hace a todos lo que hemos hecho Campeones que la película traspase su aventura cinematográfica y también se convierta en una forma de mostrar nuestra sociedad y de hacer visibles a quienes no lo están y, sin embargo, tienen mucho que aportar… Una de las cosas que más orgulloso me hace estar de Campeones es precisamente que el término ‘‘campeones’’ empieza a utilizarse para designar a estas personas con capacidades diferentes, que a veces son capacidades sorprendentemente brillantes y útiles.

Ha producido algunos de los largometrajes más exitosos de nuestro cine, pero nunca ha dejado el corto. ¿Qué le gusta de este formato?

Tampoco establezco una diferencia muy grande entre una cosa y otra, pero hay algo en el cortometraje que me permite probar, investigar y hacer cosas nuevas, donde no corro tantos riesgos. Es como ir al gimnasio: puedes inventar, rodar y terminar una película en muy poco tiempo y eso es una especie de ejercicio buenísimo. A la hora de hacer un cortometraje hay menos presupuesto y menos responsabilidad, porque la única responsabilidad que hay es más bien creativa. Y eso aporta aporta algo que me encanta, que es quitarle importancia a eso de hacer cine. Es decir, hacer que lo importante sea lo que estás contando, la emoción que le pones a la historia. Pero el hecho de que yo me dedique a hacer películas, de que esté rodando… Eso ya no me parece importante.

Me gusta mucho el cortometraje donde no hay quince camiones de cámaras, vestuario y maquillaje involucrados, me encantan las producciones más pequeñas y me flipan las producciones mínimas, como es el caso de Binta o Bienvenidos, donde el equipo somos cinco o seis personas como mucho y a lo largo de dos semanas nos ventilamos una historia de ficción de 30 minutos.

¿Por eso creó Notodofilmfest?

El Notodofilmfest surgió del deseo de quitarle importancia al hacer cine, y de invitar a cualquiera a hacerlo: a utilizar el lenguaje alucinante de hacer cine para expresarse, para compartir con los demás esas historias que se nos pasan por la cabeza. Y también como lugar de encuentro de aquellos a los que nos gusta contar historias con una cámara y un micrófono. Para compartir cómo lo hacemos, aprender de los demás y que los demás aprendan de los descubrimientos de cada uno… Es, digamos, un foro donde la competencia no es el hecho fundamental, que por desgracia sí sucede en otros festivales. Es un lugar donde encontrar amigos, colegas y gente que se mueve por las mismas pasiones.

Le pillamos por teléfono en mitad de un rodaje… ¿en qué proyecto trabaja?

Estamos en nuestra quinta semana de rodaje de un nuevo largometraje, y tengo que reconocer que estoy disfrutando como nunca de rodar y de fabricar una película. Me gusta mucho el guion que hemos escrito Claro García y yo, me encanta cómo está funcionando, cómo está cobrando sentido a la hora de rodarlo… Estoy encantado con el casting, la fotografía, la dirección de arte, el vestuario… ¡Con todo! Me está resultando muy placentero rodar. Por supuesto, no nada sencillo y es muy agotador. Pero no siempre he sido capaz de disfrutar tanto de mi trabajo como en este caso.

El año pasado, Javier Gutiérrez (protagonista de Campeones) ganó el Águila de Oro… ¿Le habrá hablado bien de usted al jurado?

Javi y yo nos queremos bastante, yo hablo muy bien de él, confío en que él hable bien de mí… Pero también confío en que este reconocimiento no sea porque nadie hable bien de mí, sino por el fruto de mi trabajo. Por las películas, pues muchas de ellas van a estar disponibles en el festival.

Y siguiendo la broma… Si tuviera que hablarle bien de alguien al jurado para la próxima edición, ¿a quién elegiría?

Pues hablaría muy bien de muchas personas que ahora mismo son muy desconocidas. Porque precisamente en el Notodofilmfest lo que más me admira y me flipa es encontrar tantísimo talento, que me cuesta creer que no haya aflorado y explotado por otro lugar.

¡Muchas gracias y enhorabuena!

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here