En esta Piedra sí vale la pena tropezar dos veces

422

En nuestra sección de Gastronomía, PaCO te recomienda el nuevo establecimiento ‘La Piedra’, abierto en la calle Rizarzuela 20 por los propietarios del mítico restaurante ‘La Casa de Piedra’ de Monzón de Campos

Desde hace un mes, hay un local en la calle Rizarzuela 20, esquina con la avenida de Manuel Rivera, que te invita a entrar. La reforma acometida -con sencillez pero exquisito gusto- y la luminosidad del espacio son una declaración de intenciones de lo que encontraremos dentro: calidez, sabor, autenticidad y personalidad. Una barra y unas mesas altas confeccionadas en madera de olmo llaman mi atención: “es el olmo que teníamos en casa”, explica Isabel Rojo tras el mostrador. Ahora entiendo, por fin, cómo es el local en el que acabo de entrar.

A la derecha, un letrero exhibe un texto del poeta Antonio Pereira titulado ‘La Piedra’: “no existe piedra en el camino que no puedas aprovechar para tu propio crecimiento”. Ésta debe de ser la máxima de Isabel y su marido, Raúl Amor, propietarios de La Casa de Piedra, en Monzón de Campos, uno de los restaurantes de comida tradicional más conocidos y queridos por los gourmets de Palencia (todos los somos, pues nos gusta comer bien… ¿O no?).

Tras casi 17 años al frente de este restaurante del barrio de La Azucarera en la localidad terracampina, esta pareja da un paso adelante y abre un nuevo local en la capital, que mantiene tanto la identidad como los sabores del primero.

Aunque La Piedra (así se llama, claro) no es un restaurante, sino un bar de picoteo donde disfrutar de las mejores tapas y raciones que han hecho famoso a Raúl Amor: su morcilla casera (“rica no, lo siguiente”, le dicen los clientes a Isabel), sus pimientos asados en horno de leña, las suculentas croquetas, jijas, sopas de ajo y un sabroso etcétera.

Para quien quiera picar tranquilamente, el local dispone de un comedor pequeñito cuya decoración podría ser definida como “una auténtica cucada”. Y es que la estética, de ambiente moderno con tintes rústicos, tiene la huella de los propietarios, que han dirigido la obra ellos mismos con el apoyo de una amiga decoradora y un arquitecto que le han sabido dar el toque final perfecto.

Una manera de disfrutar del mejor tapeo en el centro de Palencia que en muchos casos no hará sino abrirnos el apetito para querer probar los celebérrimos platos del restaurante cabecera en Monzón: el lechazo asado o los chuletones a la brasa, los guisos de cuchara o los famosos arroces que Raúl Amor ofrece a sus clientes desde 2002. “Hemos notado que mucha gente que prueba las tapas aquí se desplaza después a Monzón a probar nuestra comida”, apunta Isabel. Gran idea, sin duda.

La Piedra abre de martes a viernes desde las 9 de la mañana, y sábados y domingos desde las 12:30 horas (con un rato de descanso durante la tarde). Pasen… Y saboreen.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here