El Corpus Christi en Cevico de la Torre: una tradición de altura

0
377

El ascenso de los danzantes por la escalinata hasta la iglesia de San Martín de Tours es un bello espectáculo centenario que convierte a la fiesta del Corpus Christi de Cevico de la Torre en una de las más interesantes a nivel turístico y religioso

En torno a las 12:30 horas de la mañana, los Danzantes acuden a la Residencia de la Tercera Edad para hacer una pequeña demostración a las personas allí internas. A continuación se dirigen a las puertas del Ayuntamiento, para recoger a las autoridades y dirigirse a la iglesia, bailando la danza del “Pasacalles”.

El grupo de danzantes está formado por numerosos voluntarios de la localidad, y se organizan en los siguientes personajes:

  • BIRRIAS: Son dos. Uno va delante y es el coordinador de la danza, dirigiendo y marcando el ritmo a golpe de silbato y señales con el pellejo de cordero para señalar los giros. El otro birria va al final y abre y cierra las filas de danzantes y mozos de banda. Visten traje formado por casaca y pantalón que llega a media pierna, hecho con tiras de paño de colores rojo y marrón, haciendo espiguilla. Las casacas llevan capucha, una terminada en dos cuernos de tela y la otra en una borla; los pantalones del que lleva borla en la capucha, tienen en su parte inferior, decoración de dos cabezas de serpiente. Llevan medias de distinto color, una verde y otra roja. Calzan zapatillas blancas y llevan una vara de la que cuelga pellejo de cordero blanco rematado en cintas de colores.
  • MOZOS DE BANDA: Son cuatro. Van encabezando y cerrando cada una de las filas en las que van los danzadores. Visten camisa blanca con banda roja cruzada y lacitos amarillos en los codos, calzón negro por debajo de la rodilla y medias y zapatillas blancas anudadas en cintas azules. En la cabeza llevan un pañuelo floreado, doblado y atado en la frente. Tocan las castañuelas al ritmo del baile.
  • DANZANTES: Llevan en la cabeza corona blanca. Visten camisa blanca, con lazo rojo a modo de pajarita y lacitos rojos en los codos. Los danzantes de la fila de la derecha llevan banda roja cruzada desde el hombro derecho a la cintura del lado izquierdo, donde se anuda y, al contrario los danzantes de la fila izquierda. En la espalda llevan una especie de “M” hecha con una cinta ancha de colores variados, prendida a broches con pedrería (quincalla) en tres puntos (hombros y centro de espalda).. Llevan tres cancanes o enagüillas blancas y almidonadas, con encajes y bordados, sobre las que va otro cancán de color amarillo recubierta por un tul transparente con adornos de quincalla. Se complementa con cinturón de falsa pedrería. Media blanca calada y zapatillas blancas con cintas rojas que completan su atuendo. Portan castañuelas. El traje de estas danzantes lleva una compleja labor de almidonado -de dos a tres días- y de planchado muy lento, para que esponjen los cancanes. Su misión es bailar tocando las castañuelas.
  • MÚSICOS: Visten camisa blanca, pantalón de traje oscuro y ancha faja roja.

Al llegar ante los noventa y seis escalones que llevan al templo con barbacanas laterales y superiores, van danzando en esa especie de ola que mece ambos lados de la barbacana. Sin paradas, bailan bandeándose de un lado al otro, como la mies cercana movida por el viento; desde abajo o desde arriba el espectáculo es hermoso.

Al llegar a la iglesia, esperan en la puerta la entrada de las autoridades, para luego, danzando por el centro, ocupar los primeros bancos del templo. Empieza la Santa Misa, amenizada por el barroco sonido del órgano. Cuando va a empezar el ofertorio, los Danzantes, por los laterales, van hasta el fondo del templo cruzándose y recogen las ofrendas para llevarlas, por el centro de la iglesia, hasta el altar mayor. Terminan los oficios religiosos bailando lateralmente por el centro del templo para salir al exterior a esperar la salida del Santísimo.

La procesión discurre por las calles principales de la localidad, dado que está asentada en la parte baja de un cerro y que en la parte alta está la iglesia, punto de entrada y salida de la procesión. La procesión es precedida por la cruz parroquial barroca de plata, a la que siguen los Danzantes, los niños que han tomado la Primera Comunión y la custodia bajo palio de ocho varas. Los Danzantes siempre bailan dando pequeños brincos. Las danzas a lo largo del recorrido son “La pelegrina”, que es la que más ejecutan, el “Pasacalles” y una especie de jota, “El Santo”, siempre al ritmo de dos dulzainas y de la caja. De las ventanas y balcones penden colgaduras alusivas a la festividad ya que muchos vecinos engalanan sus balcones con mantos, colchas … y en muchos rincones del recorrido montan altares frente a sus casas. Al llegar cerca de los altares, se cambia el ritmo y la disposición de los Danzantes. Los dos Birrias ocupan el frente de cada una de las filas y se producen cruces entre las mismas, rodeando siempre el altar antes de dirigirse hacia el Santísimo, quedando de cara a él. Tienen unos instantes de descanso mientras el Sacerdote, arrodillado en el altar, inciensa, dirige breves oraciones y da la bendición con la custodia. Finaliza la procesión, subiendo otra vez los 96 escalones para finalizar en el templo.”

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here