Dos nuevas exposiciones dan comienzo a la primera temporada de Nexo990

91

EL ANTIGUO MATADERO DE MONZÓN DE CAMPOS ACOGE HASTA EL 8 DE DICIEMBRE DOS PROPUESTAS DE LOS ARTISTAS ALBERTO FRANCO DÍAZ Y RAQUEL BARTOLOMÉ

Tras ‘Picnic’, la muestra que el pasado julio situó Monzón de Campos en el mapa del arte contemporáneo trazado por la asociación Néxodos en su apuesta por una oferta cultural de calidad en el medio rural, el colectivo ahora presenta, siempre en colaboración con el consistorio municipal, dos exposiciones en sendas salas del espacio Nexo990.

La llamada ‘Sala A’ presenta ‘La fortaleza’, una colección de 144 cromos de castillos de España de 1957 que el artista gaditano Alberto Franco Díaz ha modificado borrando las construcciones y dejando visible tan solo el paisaje donde se ubicaban, destacando así el territorio.

Con este proyecto se interesa por la necesidad del ser humano de edificar construcciones para la protección y la gestión del territorio, ejerciendo un control sobre el espacio y adquiriendo poder para influir en el devenir histórico de dicho lugar. En este sentido, el proyecto puede ser entendido desde dos de los significados de la palabra fortaleza: la construcción (castillos, murallas, etc.) y la capacidad (aptitud humana).

Tanto desde Néxodos como desde el Ayuntamiento destacan la pertinencia de traer una propuesta como esta a Monzón, una localidad cuyo castillo se encuentra en la actualidad sin uso y cuya reapertura los vecinos reclaman.

El proyecto de Franco Díaz se completa con una fotografía del tejado de un antiguo restaurante en desuso en el que se celebraban banquetes, en cuyo letrero puede leerse la palabra «homenajes»; una alusión a las torres de las fortalezas medievales en las que los vasallos juraban defender el castillo y guardar fidelidad a su señor.

La segunda muestra, situada en la antigua ‘Sala de despiece’, acoge la ‘Danza del universo’ de Raquel Bartolomé, una instalación participativa que representa con materiales naturales la Danza del Sema de los derviches sufíes. El significado de estas piezas, que el visitante puede accionar con sus manos, manifiesta el restablecimiento de la consciencia del ser humano y su entorno, y reflexiona acerca de las relaciones entre lo que recibimos de la Tierra y lo que la devolvemos.

 

«Vivir en plena naturaleza me hace ser aún más consciente de que el tiempo y los recursos no son fuentes inagotables», explica Bartolomé, quien considera por ello imprescindible promover con la práctica artística un cambio interior y una transformación de valores y hábitos para poder crear urgentemente un modelo de vida más sostenible.

Ambas exposiciones se inauguraron el pasado sábado 5 de octubre con un evento al que acudió un grupo de vecinos de San Román de Candamo (Asturias), sede del encuentro bienal de arte en el medio rural, cuya segunda edición se celebró a finales de julio. Quienes asistieron a la inauguración pudieron degustar la estupenda sidra que trajeron, y ellos hicieron lo propio con las sopas de ajo de las que disfrutaron después de visitar la exposición.

Esta permanecerá abierta hasta el próximo 8 de diciembre. Pero tomen nota, pues el 9 de noviembre es la fecha elegida para poder ver la performance de Los Torreznos titulada ‘Jornada de reflexión’ (una pieza muy apropiada para un día como ese). Lee aquí la entrevista que nos concedieron para nuestro número de septiembre.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here