La UPP y la Concejalía de Infancia ponen en marcha un programa escolar de prevención de la violencia de género, que involucra también a profesores y familias

Cuando la violencia llega, viene de lejos: de las propias bases que sustentan los valores sociales y educativos. Por eso, atajar esta gran lacra desde la raíz puede ser la solución necesaria a largo plazo.

La propia ONU, desde su Entidad para la Igualdad de Género y el Empoderamiento de las Mujeres, afirma que “la prevención primaria, o detener la violencia antes de que ocurra, es el enfoque más estratégico para eliminar la violencia contra las mujeres y niñas”.

Nuestra ciudad ya se ha puesto las pilas. Lo ha hecho a través del proyecto Contamos Igual, fruto de la colaboración entre el área de Educación de la Universidad Popular de Palencia y la Concejalía de Infancia y Juventud.

Un programa de prevención que comenzó a finales del curso pasado y se retoma ahora, y que consiste en tres sesiones de una hora cada una con alumnos de 4º de Primaria. Pero además introduce un enfoque novedoso respecto a iniciativas previas: también se realizan dos sesiones más con las familias, involucrando a éstas y al profesorado. “De esta manera, el programa se enfoca al conjunto del entorno de los niños y niñas”, explica la concejal del área, María Álvarez.

A través de recursos como el juego constructivo, los cuentos, la expresión dramática o los audiovisuales, los escolares reflexionan sobre esas actitudes tan caladas en nuestra sociedad que conducen a la desigualdad: los roles de género, las princesas que son salvadas por los príncipes, la relaciones que no se basan en el respeto…

“La intervención en la escuela es clave, ya que es el espacio de socialización por excelencia, donde se refuerzan, fomentan y mantienen los valores y pautas de comportamiento socialmente aceptados”, subraya.

El objetivo que se persigue es conducir a los alumnos hacia un modelo de relaciones sociales, afectivas y culturales que favorezca el respeto y la igualdad, consolidando una individualidad independiente y libre. Porque “en los últimos tiempos han repuntado modelos de relación arriesgados: que tu pareja te espíe el móvil, por ejemplo… Los niños de 4º ya pueden mentalizarse de los riesgos de ciertas conductas”.

Por eso, también, es importante trabajar con padres y profesores: para lograr que ellos también reflexionen sobre sus valores y conductas sexistas. “Si bien este tipo de campañas no pueden ser la panacea del cambio, sí pueden constituir un elemento inicial de reflexión y de toma de conciencia de todos los agentes implicados en el proceso”, apuntan desde la UPP.

El programa se ha llevado a cabo ya el Blanca de Castilla, Marqués de Santillana, Blas Sierra y Buenos Aires. Los siguientes serán la Divina Providencia, el Juan Mena y el Ave María.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here