La artista Concha Mayordomo reflexiona sobre dos de las figuras de mujer que forman parte de la cultura y del imaginario y que constituyen dos estereotipos sobre las mujeres: la imagen de mujer pura que ofrece Alicia y la temperamental de Carmen. La instalación artística podrá verse en la Casa Junco del 2 al 23 de marzo

Estos dos estereotipos aparentemente opuestos que, en las instalaciones creadas por Concha Mayordomo, se nos presentan como mujeres a quienes no se les permite disfrutar libremente de su destino, en definitiva como víctimas de la violencia de género.
La UVa, comprometida con la erradicación de esta violencia, busca mostrar el modo en que, desde la cultura, pueden darse pasos para visibilizar y erradicarla. “Solo las universidades que funcionan bajo el prisma de una igualdad real entre mujeres y hombres pueden alcanzar la calidad y la excelencia académicas”, decía hace unos años el manifiesto de la Red de Unidades de Igualdad de Género para la Excelencia Universitaria.

Carmen y Alicia es un proyecto artístico basado en dos estereotipos de víctimas de violencia de género, la mujer experimentada que hace frente a las dificultades en pro de su independencia y la indefensa ante los maltratadores. Con este fin el título del proyecto recoge la figura de Carmen – la de novela que Prosper Mérimée escribió en 1845 y que Georges Bizet tomó como base para la ópera del mismo título de 1875; en ambas obras se recoge el reconocido prototipo de mujer valiente que toma las riendas de su vida y que se ha difundido como la andaluza (o española) universal. Carmen también es el nombre que corresponde al mayor número de mujeres nacidas en España según el último informe del Instituto Nacional de Estadísticas.

Alicia es el bebé de diecisiete meses que la pareja de su madre tiró por la ventana después de abusar sexualmente de ella en diciembre del 2015 en la ciudad de Vitoria.

Inconscientemente el nombre de Alicia nos remite también a la “Del país de las maravillas” que creó Lewis Carroll hace 150 años, la obra está inspirada en la niña de 10 años llamada Alice Liddell. Curiosamente cabe destacar que Carroll mantuvo una relación con Alicia que suscitó todo tipo de comentarios y que a día de hoy sigue provocándolos. Esa peculiar amistad incomodó tanto a la familia de la niña que, en una carta publicada recientemente, se le pidió al escritor que se aleje de su hija, por lo que a día de hoy algunas voces insisten en que pudo tratarse de un caso de pederastia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here