carlos-latre

PaCO entrevista al gran showman, que ofrecerá su espectáculo ‘In Live’ el 3 de junio en el Teatro Ortega

Lo han llamado “el hombre de las mil caras”, pero quizá sea más exacto referirse a él por sus 600 voces. Carlos Latre es inconfundible en la radio, en la televisión y en el teatro. Y, a pesar de ello, de su poderosa e hilarante capacidad cómica, logra difuminarse detrás de sus personajes hasta hacernos creer que es víctima de una especie de posesión.

Latre observa, estudia y absorbe lo que le interesa del personaje, captando su esencia para siempre. Y además canta, baila y se construye, él solo, un one-man-show del que sales con dolor de mandíbula de tanta carcajada.

Ya están a la venta las entradas para su actuación el próximo 3 de junio en el Ortega, un evento especial que el teatro palentino, en su 80 aniversario, nos ha reservado para la Feria Chica.

Estoy muy contento de entrevistarte. Yo soy un personaje de ficción, y tú llevas la ficción al extremo… Aunque tengo una curiosidad: ¿cómo evitas la esquizofrenia?

Ja, ja, ja… Para mí también es una novedad… Nunca me ha entrevistado un personaje de ficción…

Pues controlo muy bien los tiempos. Sé cuándo tengo que darlo todo y cuándo dejar los personajes en su baúl y ser Carlos Latre. Tener más de 600 voces en la cabeza hace que a veces se confundan, sobretodo encima de un escenario, pero llevo casi 20 años haciéndolo…

Al escenario del Teatro Ortega subirás tu solo, pero el público verá unos cien personajes. ¿Qué puedes adelantar?

Pues que será una actuación muy actual, fresca y divertida. Damos cabida a todo tipo de personajes y situaciones, que hacen que la gente observe lo que pasa a su alrededor de forma humorística y sin prejuicios… Me gusta poner al alcance de la gente la actualidad más rabiosa, tanto nacional como local, para que ellos mismos emitan sus juicios. Eso sí, con mi punto de locura y todos los personajes para aderezarlo.

“En el teatro recibo cariño y muchísimas risas. Es el alimento de mi trabajo”

 

Tu trabajo de imitación se basa en el estudio y la documentación. Después de tantos años, ¿has desarrollado un instinto especial para captar el lado cómico de cada personaje?

Creo que tengo la capacidad de saber sacar cosas de donde no las hay. Al inicio de su mandato nadie daba un duro porque Mariano Rajoy pudiera resultar divertido… Y te aseguro que la gente se ríe, y mucho, con mi Rajoy. Hay que saber buscar más allá, ver detrás de lo aparente y encontrar lo más simple, a veces, para desarrollar el punto cómico de cada uno.

Hacer reír una y otra vez es un don. Pero además cantas, bailas… ¿Dejas algún fleco suelto en tu espectáculo?

Soy muy yanqui. Me gustan mucho los shows como en Las Vegas o New York. Me gustan los maestros de ceremonias que además cantan, bailan, interpretan, son galantes, emocionan y presentan de una forma tan uniforme que el show sean ellos mismos… Adoro esa forma de hacer teatro, show al más puro espectáculo.

Para ti el teatro tiene esa magia especial del contacto con el público. ¿Cuál es el feedback que recibes?

Total. Desde que salgo del camerino ya oigo los “rumores” del público esperando en las butacas y puedo percibir cómo discurrirá el show. Me gusta captarlos, entenderlos y darles lo que han ido a buscar. Recibo cariño y muchísimas risas, que es el alimento de mi trabajo, sin duda…

¿Te exiges mucho?

Muchísimo. Soy el más exigente conmigo mismo. Pero he aprendido a entenderme, darme mis tiempos y ser tenaz. La impaciencia a veces me puede, pero consigo ser más paciente a medida que pasan los años…

Convénceme en una frase para que vaya a ver tu espectáculo al Teatro Ortega, el 3 de junio

Una frase con muchas palabras: risas, humor, personajes, música, coreografías, actualidad, televisión… One-man show. Latre en esencia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here