Un simple paseo puede convertirse en un auténtico circuito de obstáculos para muchas personas. Esta campaña promovida por ASPAYM y la DGT quiere promover la convivencia y la movilidad segura en nuestras ciudades

Ir caminando por la calle y que te rebase un patinete eléctrico o una bicicleta, tener que esquivar una moto mal aparcada en la acera, un carrito o un coche que la ocupan “solo por un momentito”, terrazas de bares extendidas por casi toda la acera, objetos abandonados bloqueando el paso… Estas escenas son cada vez más recurrentes en nuestras ciudades (sobre todo desde que calzadas y aceras están cada vez más habitualmente construidas al mismo nivel) y suponen un problema para todos los peatones. Muy especialmente, para aquellos que tienen dificultades de movilidad por su avanzada edad o por alguna discapacidad.

Por este motivo, la ASPAYM –asociación española referente en materia de discapacidades– ha puesto en marcha en colaboración con la DGT una campaña de concienciación para visibilizar las dificultades de accesibilidad que pueden experimentar las personas con movilidad reducida en las calles, y para promover los comportamientos responsables y seguros en la vía pública.

Palencia, que hace unos años fue reconocida como “ciudad accesible”, es la primera localidad que se suma a esta iniciativa nacional titulada con el lema “Por aquí no puedo, por aquí no paso”. La campaña consiste en un llamamiento a compartir en redes sociales, mediante fotos con carteles como el que muestra PaCO (descargables en www.poraquinopaso.aspaym.org), barreras que las personas con discapacidad se encuentran en sus trayectos, etiquetando en ellas a la Federación Nacional ASPAYM y a la DGT y usando el hashtag #poraquínopuedoporaquínopaso (todo junto).

El Teniente de alcalde del Ayuntamiento de Palencia, Alfonso Polanco, ha destacado que esta «es una campaña de convivencia» para que «todos tengan las mismas oportunidades y opciones» de usar los espacios públicos. «Cualquier gesto que hagamos mal puede hacer que algunas personas no salgan a la calle».

Por eso, Raquel Alario y Lidia Martín, miembros de ASPAYM Castilla y León, resaltan la importancia de emprender iniciativas como esta, que «promuevan la vida independiente» y nos ayuden a «ponernos en la situación» de los usuarios más vulnerables en la calle, visibilizando estos obstáculos.

La campaña “Por aquí no puedo, por aquí no paso” es una medida previa a las que la DGT quiere impulsar en la próxima legislatura para regular el tráfico en las ciudades, limitando la velocidad a 30 km/h –salvo en las arterias importantes, con dos carriles por sentido– para que puedan convivir en la calzada coches, bicicletas y patinetes eléctricos después de que los últimos sean finalmente considerados como vehículos y se prohíba su uso en las aceras.

La buena convivencia en las calles es responsabilidad de todos. Como recuerda Lidia Martín, «tu conducta puede ser causa de accidentalidad», así que, por el bien de todos los peatones, súmate a esta campaña, además de con el hashtag, con tus acciones.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here